Desde 1.999, España es el país pionero en lo que atañe a inspecciones técnicas especificas para embarcaciones no profesionales. La ley que regula esta actividad permite realizarla a empresas privadas colaboradoras de la Administración en todo el territorio nacional, ya que en Europa queda restringido al ámbito de las embarcaciones profesionales.

El objeto de estas inspecciones no es otro que el de certificar la puesta a punto y el estado de la embarcación, aplicado en el contexto de las embarcaciones de recreo. Por lo tanto, las entidades colaboradoras comprobaran que el equipo obligatorio de seguridad, contra incendios y radiotelefonía este en buen estado de uso y su periodo de caducidad y/o revisiones obligatorias. Pero lo más importante es el análisis exhaustivo, periódico y obligatorio que realizan los inspectores a las embarcaciones, tanto en seco como a flote para expedir o renovar el Certificado de Navegabilidad, sin el cual no podremos despachar el buque, para salir a la mar.

La referida anteriormente Inspección Técnica se realiza en base a unos informes tipificados por el Ministerio de Fomento, donde se especifican los apartados que deben ser analizados y testados; según estas pruebas se dictamina el estado del barco, en tres amplios conceptos:.

  • A.- APTO.- La embarcación cumple sin deficiencias todos los puntos testados.

  • B.- APTO CON DEFICIENCIAS LEVES.- Se emitirá en el caso de que la embarcación presente leves deficiencias que no afectan a la seguridad de su uso en la mar. Las anomalías encontradas serán anotadas y se revisaran en una nueva inspección, una vez subsanadas. Si el Armador demuestra, que estas anomalías leves han sido subsanadas por medio de informe técnico y/o factura de reparación por un profesional, la inspección puede no ser necesaria, aunque esto queda sujeto siempre a la subjetividad del inspector.

  • C.- NO APTO.- En este caso el inspector no puede sellar el Certificado de Navegabilidad y debe comunicar a la Capitanía Marítima que la embarcación no está en condiciones para hacerse a la mar con seguridad. Normalmente se dan dos meses de plazo para subsanar las deficiencias.

 

A continuación especificamos un listado de deficiencias graves (detallados en el Real Decreto de aplicación), que el Armador ha de vigilar para que su embarcación esté lista para pasar la inspección.

- Estanqueidad.

- Deformaciones de importancia en el casco.

- Ventilación no adecuada del compartimiento motor.

- Funcionamiento no correcto del sistema de gobierno.

- Funcionamiento deficiente del sistema de achique, tomas de mar y sistemas no contaminantes (tanque aguas grises).

- Fallo en los equipos de comunicación.

- Equipo de seguridad y incompletos y/o fecha de caducidad vencida.

- Deficiente funcionamiento de las luces de Navegación.

- Baterías deficientemente instaladas o con bajo nivel de carga.

- Alto nivel en lo que respecta a gases y ruidos.

- Funcionamiento incorrecto del equipo de navegación así como del equipo contra incendios.

 

Hemos de hacer notar que al margen de lo que especifica la ley, habrá otras cuestiones que quedaran al criterio subjetivo del Inspector y que nos pueda retrasar la renovación del Certificado de Navegabilidad.

Por lo tanto es conveniente que para la realización de la ITB, preparemos la embarcación como nos gustaría hacerlo para salir a navegar, limpio, en orden, seco, casco pintado, cines y tomas de mar limpias, así como su instrumental, libros de consulta, cartas de navegación, documentación, póliza de seguros y libro instrucciones de uso en orden y dispuestos para su uso, accesibles y fácilmente comprobables.

Una vez realizada y pasada con éxito la inspección, el Certificado de Navegabilidad, convenientemente sellado y firmado por la entidad colaboradora, se debe presentar en Capitanía Marítima, para proceder al despacho de la embarcación, que normalmente se hará constar en la Licencia y/o Rol de Navegación, con la periodicidad que refleje el Certificado. Estos documentos nos deben acompañar siempre en el barco y estaremos en condiciones de disfrutar de la navegación en una embarcación con aptitudes para tal actividad.

 

M .RODRÍGUEZ AGUIRRE.

El concepto básico del Sistema Mundial de Socorro y Seguridad Marítimo es que las autoridades de búsqueda y salvamento en tierra, así como los buques que se encuentran en las inmediaciones de otros buques en peligro, serán rápidamente alertadas para que puedan intervenir con la mínima demora en una operación de búsqueda y salvamento.

 

Las funciones del Sistema Mundial son:

 

  • Dar la alerta de socorro.

  • Comunicaciones para la coordinación de las operaciones de búsqueda y salvamento.

  • Comunicaciones en el lugar del siniestro.

  • Señales de localización.

  • Difusión de la información relativa a la seguridad marítima.

  • Radiocomunicaciones generales.

  • Comunicaciones puente a puente.

 

El sistema ofrece medios para comunicaciones de urgencia y seguridad asi como para la difusión de información sobre seguridad marítima, incluidos los radioavisos náuticos y meteorológicos. En otras palabras, todo buque, independientemente de la zona en que opere, podrá recibir en cualquier momento y automáticamente informaciones esenciales para su seguridad marítima.

 

El SMSSM combina varios subsistemas, satelitarios y terrenales; las técnicas utilizadas son, radiotelefonía, telegrafía de impresión directa y la llamada selectiva digital, además el sistema utiliza otros equipos tales como, los receptores Navtex (para la recepción de radioavisos náuticos y meteorologicos a distancias medias), los receptores LIG (para la recepción de radioavisos náuticos y meteorologicos a distancias largas), las radiobalizas, los respondedores de radar y los radioteléfonos portátiles de VHF.

 

Comunicaciones satelitarias:

 

  • Inmarsat (telefono, fax, telex).

  • Cospas – Sarsat (radiobalizas).

 

Comunicaciones terrenales:

 

Largo alcance – Onda Corta (HF): Llamada Selectiva Digital (LSD)

 

Medio alcance – Onda Media (MF): Llamada Selectiva Digital.

Sistema Navtex.

Frecuencia de socorro 2182 Khz.

Corto alcance – VHF: Llamada Selectiva Digital.

Frecuencia de Socorro 156,8 Mhz.

Transpondedores de radar.

 

 

Las prescripciones relativas al equipo que procede llevar a bordo varían según la zona (o zonas) en que opere el buque, en un sistema general los océanos se dividen en cuatro zonas:

 

Zona A1: dentro del alcance de las costeras de VHF, entre 20 y 30 millas.

 

Zona A2: más alla de la zona A1, dentro del alcance de las costeras de ondas hectométricas, unas 100 millas.

 

Zona A3: mas alla de las dos primeras zonas, pedro dentro del ámbito de coberturaq de los satélites geoestacionarios para comunicaciones marítimas (Inmarsat). Se abarca sí la zona comprendida aproximadamente entre los 70º norte y 70º Sur.

 

Zona A4: las restantes zonas marítimas. La más importante de estas es la del mar en torno al Polo Norte (la zona que circunda el polo Sur es en su mayoría terrestres).

 

A los efectos del SMSSM las costas españolas serán:

 

ZONA A1:

 

  • Zona Peninsula hasta aproximadamente 30/35 millas.

  • Zona Península – Baleares.

  • Zona Península – Puertos españoles del Norte de Africa.

 

ZONA A2:

 

  • Zona Península hasta aproximadamente 250 millas.

 

ZONA A3:

 

  • Zona Península – Islas Canarias.

 

El Solas prescribe:

 

a) Equipo radioeléctrico en todos los buques:

 

1.- Una instalación de VHF para transmitir y recibir:

 

- Alerta de socorro en LSD Canal 70.

- Radiotelefonía canales 6, 13 y 16.

 

2.- Una instalación VHF para mantener escucha contínua en LSD Canal 70.

3.- Un respondedor radar (SART) 9 GHz.

4.- Un receptor NAVTEX.

5.- En areas dónde no exista el servicio NAVTEX internacional:

 

  • Una instalación radioeléctrica para recibir información de seguridad marítima (MSI), por el “Sistema de llamada intensificada a grupos de INMARSAT (EGC) 1,6 Ghz o

  • Una instalación de telegrafía de impresión directa (IDBE) en ondas decamétricas (OC).

 

6.- Una radiobaliza (RLS Satelitaria):

 

- EPIRB DE 406 MHz (Satelites de órbita polar) ó

- INMARSAT banda de 1,6 GHZ (Servicio satélites geoestacionarios).

 

7.- Una instalación de radiotelefonía (MF) con receptor de escucha en la frecuencia radiotelefónica de socorro 2182 Khz.

Un dispositivo generador de la señal radiotelefónica de alarma en 2182 kHz. (Excepto en buques que naveguen exclusivamente en Zona A1).

 

b) Equipo radioeléctrico Zona A1.

 

Además de lo anteriormente mencionado, todo buque que efectúe exclusivamente viajes en zonas marítimas A1, estará provisto de:

 

  • Una instalación radioeléctrica para la transmisión de alertas de socorro buques-costera que funcione en:

VHF utilizando LSD, Canal 70

Ó MF utilizando LSD, 2.187,5 kHz.

Ó HF, utilizando LSD, 8414,5 kHz.

Ó estación terrena de buque (ETB) INMARSAT.

Ó RLS LSD CH 70 y respondedor radar de 9 GHz.

Ó RLS satelitarias de 406 MHz.

Ó RLS INMARSAT.

- VHF utilizando LSD, Canal 70, y pudiendo trabajar también en radiotelefonía comunicaciones generales.

 

c) Equipo radioeléctrico. Zona A1 y A2.

 

Además de lo mencionado en el apartado de Equipos Radioeléctricos en todos los buques, todo buque que efectúe viajes fuera de las zonas marítimas A1, pero que permanezca en las zonas marítimas A2, llevará:

 

  • Una instalación radioeléctrica de ondas hectométricas que pueda transmitir y recibir, a efectos de socorro y seguridad, en las frecuencias de 2.187,5 Khz utilizando LSD, y 2182 Khz utilizando radiotelefonía.

  • Una instalación radioeléctrica que pueda mantener una escucha continúa de LSD en 2187,5 Khz.

  • Medios para iniciar la transmisión de alertas de socorro buque-costera mediante un servicio de radiocomunicaciones que no sea el de ondas hectométricas y que trabajen:

    • RLS satelitaria de 406 Mhz.

    • RLS Inmarsat.

    • HF utilizando LSD.

    • ETB Inmarsat.

  • Una instalación radioeléctrica para transmitir y recibir radiocomunicaciones generales utilizando radiotelefonía o telegrafía de impresión directa que funcione en las frecuencias de trabajo en las bandas comprendidas entre:

1605 Khz y 4000 Khz (MF) ó

4000 Khz y 27000 Khz (HF) ó

una estación terrena de buque (ETB) de Inmarsat.

 

En el litoral español disponemos actualmente de tres tipos de instalaciones:

 

  • Terminal terrena de COSPAS SARSAT.

  • Estaciones NAVTEX (La Coruña, D, Tarifa, G, Las Palmas, I, y La Nao, X.

  • Estaciones costeras de radiocomunicaciones VHF y MF (cobertura prestada por el Servicio Marítimo de Telefónica).

 

Este sistema ya esta en vigor para todos los buques mercantes y pesqueros (a partir de una determinada eslora) nacionales e internacionales desde hace unos años.

 

Aunque no se establece obligatoriedad para buques pequeños, las diferentes organizaciones internacionales (OMI / UIT) consideran conveniente la aplicación a todos los buques ya que la escucha en los canales tradicionales dejará de ser obligatoria.

 

En cuanto a la entrada en vigor de este sistema para la flota de recreo, se contemplaba el horizonte de febrero de 2.005, pero este plazo será alargado hasta una fecha no concretada hasta el momento por las Autoridades Marítimas Nacionales.

 

BARCO Y DOCUMENTACIÓN AL DÍA

Parece que este duro invierno empieza a remitir y ya vamos volviendo la vista a la mar. Antes de hacernos de nuevo a la mar, sería conveniente, aparte de poner a punto la embarcación, hacer un repaso de la documentación del barco y del patrón.

 

Por parte del patrón, siempre debe llevar consigo durante las navegaciones su título, el cual debe ajustarse a la embarcación y a la zona de navegación; recordamos que excederse de los limites del título es tan grave ante la ley como carecer del mismo. Igualmente debe estar en vigor, es decir, si esta caducado no se puede navegar. La renovación no implica más problema que hacerse un certificado medico, unas fotos y pagar unas tasas.

 

Por parte de la embarcación hay que comprobar algunas cosas más.

 

Matricula de la embarcación: Comprobar que llevamos rotulado en ambas amuras (costados de proa) la matricula, que constará de lista (7ª para embarcaciones de recreo de uso no lucrativo), letras correspondientes a la Provincia Marítima, distrito marítimo, folio y año, todo ello separado por guiones. Ejemplo, 7ª-VA-3-01-02, Lista 7ª, de la provincia de Valencia, del distrito marítimo 3, folio 1 del año 2002. Estos datos figuran en la hoja de asiento de la embarcación.

 

Contrato de seguro: Desde el 1 de julio de 1999, es obligatorio disponer de un seguro de responsabilidad civil para las embarcaciones de recreo, incluyendo las motos acuáticas. Real Decreto 607/99, BOE 103. Por tanto hay que llevar siempre en la embarcación la póliza del seguro acorde con las coberturas exigidas por la ley (Como mínimo: 120.000 €. por victima, máximo 240.000 € por siniestro, y 96.000 € para daños materiales) y el recibo en vigor.

 

Licencia de Navegación: Las embarcaciones de recreo de menos de 20 TRB/GT (toneladas de registro bruto) y mayores de 6 metros, están obligadas a llevar su licencia de navegación donde la Capitanía Marítima inscribe las características de la embarcación, la titulación mínima necesaria, la duración del permiso de navegación o despacho, y demás requisitos o anotaciones. Esta Licencia de navegación debe tener todas sus anotaciones sin caducar y debe llevarse en el barco.

 

Certificado de Navegabilidad: el Certificado de Navegabilidad del barco es el documento acreditativo de que la embarcación es apta para navegar y el equipo de seguridad y salvamento es el adecuado para la categoría de navegación dada a la embarcación.

Las embarcaciones de eslora inferior a 6 metros y sin fines lucrativos, es decir de la lista 7ª, no están obligadas a reconocimientos periódicos, en su certificado debe constar la frase “SIN CADUCIDAD”.

Las embarcaciones de más de 6 metros y menos de 24 metros, sin fines lucrativos y que no sean de madera están sujetas a un reconociendo periódico cada 5 años como máximo. Las de madera y las de fines lucrativos (Lista 6ª) deberán pasar, además, un reconocimiento intermedio entre el segundo y tercer año.

Los usuarios de las embarcaciones de recreo son los responsables de que esté abordo del barco el material de seguridad que figura en el certificado de navegabilidad y que esté en vigor.

Es decir, es el momento de comprobar que las bengalas y demás pirotecnia no estén caducadas, y en tal caso, cambiarlas. Hay que revisar el número de chalecos y que estén en buen estado. Comprobar que los extintores estén revisados, así como cualquiera de los otros elementos de seguridad que debamos llevar en el barco. Hay que concienciarse que todo es por nuestra seguridad y la de los que nos acompañan, no porque nos multe o no la Guardia Civil hay que llevar chalecos salvavidas para todos los que vamos abordo, sino porque nos puede salvar la vida.

 

El Despacho: Por último debemos comprobar que el despacho del barco está en vigor. En la libreta de navegación la Capitanía Marítima, una vez comprobada la validez de todos los documentos y certificados arriba mencionados, nos anota el periodo por el que nos autoriza a navegar, que en las embarcaciones de más de 6 metros de lista 7ª suele ser de 5 años, y en las de menos de 6 metros, ilimitada, coincidiendo con la caducidad del certificado de navegabilidad.

REGLAMENTO DEL SEGURO DE RESPONSABILIDAD CIVIL DE SUSCRIPCiÓN OBLIGATORIA PARA EMBARCACIONE DE RECREO O DEPORTIVAS (resumen)

Artículo 1.- Objeto del seguro

1. El seguro de responsabilidad civil de suscripción obligatoria tiene por objeto la cobertura, en el ámbito y dentro de los límites fijados en el presente Reglamento, de la responsabilidad civil extracontractual en Que puedan incurrir los navieros o propietarios de embarcaciones de recreo o deportivas, las personas Que debidamente autorizadas por el propietario patroneen las mismas, asi como aquellas otras Que les secunden en su gobierno y los esQuiadores Que pueda arrastrar la embarcación, por los daños materiales y personales y por los pequicios Que sean consecuencia de ellos Que, mediando culpa o neglígencia, causen a terceros, a puertos o instalaciones maritimas, como consecuencia de colisión, abordaje y, con carácter general, por los demás hechos derivados del uso de las embarcaciones en las aguas marítimas españolas, asi como por los esQuiadores y objetos Que éstas remolQuen en el mar.

2. Además de lo previsto en el apartado anterior, la póliza en Que se formalice el contralo de seguro de responsabilidad civil de suscripción obligatoria contratada entre ellomador y la entidad aseguradora podrá incluir otras coberturas Que libremente se pacten entre las partes, asi como amplíar el ámbito y los límites de cobertura, rigiéndose en ambos casos por lo establecido en la Ley 50/1980, de 8 de octubre, de Contrato de Seguro.

Artículo 2.- Embarcaciones de recreo o deportivas

Tienen la consideración de embarcaciones de recreo o deportivas, a los efectos de este Reglamento, los objetos flotantes destinados a la navegación de recreo y deportiva propulsados a motor, incluidas las motos náuticas, asi como aquellos Que carezcan de motor y tengan una eslora superior a seis metros.

Artículo 3.- Seguro de embarcaciones españolas

1. Todo naviero o propietario de embarcaciones de recreo o deportivas deberá tener asegurada la responsabilidad civil en Que pueda incurrir con motivo de la navegación de sus embarcaciones o, estando las mismas atracadas, durante los periodos en Que aquéllas estén expuestas a las situaciones de riesgo previstas en este Reglamento.

2. Para los riesgos derivados de participación en regatas, pruebas, competiciones de todo tipo y sus entrenamientos, incluidos apuestas y desafios, deberá suscribirse un seguro especial destinado a cubrir la responsabilidad civil de los intervinientes, como minimo por los importes y con el alcance de la cobertura obligatoria establecida en este Reglamento. Artículo 4.- Seguro de embarcaciones extranjeras

1. Los navieros o propietarios de embarcaciones extranjeras de recreo o deportivas Que naveguen por el mar territorial español y por sus aguas marítimas interiores, siempre Que tengan entrada o salida en un puerto español, deberán asegurar la responsabilidad civil en Que puedan incurrir con motivo de la navegación o acreditar, en su caso, la existencia de un seguro, con el alcance y condiciones Que para los navieros o propietarios de embarcaciones españolas se prescriben en este Reglamento.

2. En caso de suscripción del seguro a la entrada de la embarcación en el ámbito territorial de aplicación de la presente cobertura obligatoria, el documento acreditativo de la misma

deberá contener, como mínimo, las siguientes indicáciones: .

al la indicación de Que la garantia se concede dentro de los límites y condiciones previstos como obligatorios en este Reglamento.

b) la indicación de Que, en caso de siniestro, se aplicarán los límites y condiciones previstos como obligatorios en la legislación española y, en concreto, en el presente Reglamento.

el las indicaciones establecidas en el artículo 12 de este Reglamento.

Artículo 5.- Navegación sin seguro .

La navegación de las embarcaciones a Que alude el artículo 1 de este Reglamento Que no estén aseguradas en la forma establecida, será considerada infracción grave de acuento con lo dispuesto en el capítulo 111 del Título IV de la Ley 27/1992, de 24 de noviembre, de Puertos del Estado y de la Marina Mercante.

Artículo 6.- Ambito material

1. El seguro obligatorio cubrirá los siguientes riesgos:

al Muerte o lesiones cOljJOrales de terceras personas.

bl Daños materiales a terceros.

el Pérdidas económicas sufridas por terceros Que sean consecuencia direcla de los daños relacionados en los párrafos a) y b) anteriores.

dI Daños a bUQues por colisión o sin contacto.

2. Salvo pacto en contrario, será de cuenta del asegurador el pago de las costas judiciales y extrajudiciales inherentes a la defensa del asegurado y a la gestión del siniestro. . Artículo 7.- Exclusiones

la cobertura del seguro de responsabilidad civil de suscripción obligatoria no comprenderá: al Los daños producidos al tomador del seguro, al naviero o al propietario de la embarcación identificada en la póliza o al asegurado usuario de la misma.

bl la muerte o lesiones sufridas por personas transportadas que efectúen pagos para el crucero o viaje.

el la muerte o lesiones sufridas por las personas Que intervengan profesionalmente en el mantenimiento, conservación y reparación de la embarcación asegurada.

d) la muerte o lesiones sufridas por el patrón o piloto de la embarcación.